Saltar al contenido
Futbolines Online

Futbolines de Segunda Mano

¿Estas pensando comprar un futbolín de segunda mano? Es una buena opción para ahorrarte unos eurillos pero ¿sabes realmente si sale a cuenta comprar un futbolín usado?. Los futbolines de segunda mano son como un melón, te puede salir bueno o no. Veamos en qué te debes fijar antes de comprar un futbolín de ocasión.

Puntos clave para comprar un futbolín de segunda mano

  1. La primera impresión siempre cuenta. No te fíes de las fotos. Te recomiendo ver el futbolín usado en persona antes de comprarlo. Si en el primer vistazo no te convence su estado desconfía un poco, aunque todavía estás a tiempo de darle una oportunidad.
  2. Comprueba el estado exterior. ¿Es un futbolín antiguo? ¿Necesita una mano de pintura o además le faltan trozos de madera y trabajos de ebanistería?.
  3. Asegúrate que las patas sean firmes y de que no cojee la mesa. No es nada agradable jugar en un futbolín con patas inestables. esto puede ocurrir en futbolines para niños utilizados por adultos o futbolines de bar con mucho uso.
  4. Verifica el terreno de juego. Los futbolines de segunda mano tienen vicios. Si el futbolín está mal equilibrado la bola se irá siempre hacia el mismo lado de la cancha, entorpeciendo el juego y dando ventaja siempre a uno de los jugadores.
  5. Examina bien las barras. Si las barras del futbolín están torcidas, el juego será lento y pesado, lo mismo pasa si están muy gastadas por la parte que apoya en la estructura o si están mal lubricadas. También es importante que no tengan mucha holgura. Para comprobarlo mueve las barras hacia arriba y hacia abajo y mide su desplazamiento.
  6. No te olvides de los jugadores. Comprueba cada jugador. Los principales defectos son la pintura, la falta de alguna pierna o que el anclaje de éstos a la barra esté defectuoso.
  7. Bonus: Introduce las bolas y comprueba que hacen el recorrido interno sin atascarse. Esto puede entorpecer mucho las partidas. Ten en cuenta que en un futbolín de bar de segunda mano el camarero pierde entre 10 y 15 minutos en abrir el futbolín y desatacar las bolas cada vez que ocurra. Lo mismo ocurre con el monedero.

Atascarse la bola sólo una vez al día, supone más de 90 horas perdidas al año.

¿Futbolines de segunda mano de bar? No gracias

Estos futbolines son los grandes maltratados. Nadie cuida del futbolín de un bar cuando va a hacer unas partidas. Nadie piensa “voy a darle a la bola despacito para que no se rompa nada”. La única persona que cuida de este tipo de futbolines (si es que lo cuida) es el dueño. Y precisamente el dueño no va a estar supervisando todas las partidas para que “a su pequeño no le hagan daño”.

Un futbolín de segunda mano es una herramienta de trabajo a la que se le ha estrujado al máximo. Los jugadores han golpeado la bola a morir, se han subido en las barras, han levantado el futbolín de lado para que salgan mejor las bolas atascadas, se ha vertido bebida dentro del terreno de juego y, en el mejor de los casos, han lubricado las barras sin usar precisamente aceite.

Si es para un bar, te recomiendo comprar un futbolín usado. Asegúrate de que funcione correctamente y las bolas no se atasquen, ya que tendrás que dejar de hacer otras cosas para atender a quien está jugando y desatacar las bolas o devolverle el dinero.

Comprar un futbolín de segunda mano a particulares ¿es la mejor opción?

La venta de futbolines de segunda mano entre particulares puede ser una buena opción si tomas todas las precauciones arriba descritas. Son futbolines mejor cuidados que los que hay en los bares.

Puedes encontrar futbolines de segunda mano baratos tanto para niños como para adultos en la venta privada, pero sin las garantías de calidad que te ofrece comprar un futbolín a estrenar.

En nuestra tienda online no vendemos futbolines usados, pero te invito a que eches un vistazo a nuestro catálogo, porque quizás te interese comprar un futbolín nuevo.

Otras personas que buscaron Futbolines de Segunda Mano también vieron: